La electricidad

electricistas de madrid

La mejor forma de combatir los peligros que conlleva el uso de la electricidad es conocido su funcionamiento. De este modo se la tratará sin miedo pero sí con respecto.

La energía se puede manifestar de varias maneras. En forma mecánica, térmica, etc. La electricidad es una forma más en la que nos podemos encontrar la energía. El ser humano ha aprendido a usarla según le convenga. Hoy en día, disponemos técnicos cualificados con los conocimientos necesarios para poder dominarla a nuestro antojo. De este modo podemos encender una luz, hacer funcionar un electrodoméstico, almacenarla y usar aparatos portátiles e incluso usar medios de transporte que funcionan gracias a ella. Usted puede contratar los servicios de un electricista cualificado en Madrid que le planifique su instalación eléctrica.
Sin entrar mucho en detalle, la corriente eléctrica es básicamente el paso o flujo continuo de cargas eléctricas (electrones) a través de un material conductor que facilita dicho paso.
En nuestro caso, los conductores que se usan son cables eléctricos, que se usan para direccionar la corriente eléctrica según sea conveniente. Esta corriente la podemos usar para producir varios efectos, como pueden ser térmicos (efecto joule), químicos (para baterías electrolíticas) o magnéticos (inducción electromagnética).
Existen diversas formas de producir electricidad. Eso puede ser gracias a reacciones químicas como sucede en pilas y baterías, fricción entre cuerpos, por inducción electromagnética. Ésta es la más empleada en la actualidad. Se produce básicamente por una dinamo o por un alternador que giran debido a energía mecánica (gracias a fuerzas naturales como pueden ser la hidráulica o eólica) o química (debido a la combustión, y por tanto aumento de la temperatura, de recursos como el petróleo, carbón o gas).
La corriente eléctrica puede ser de dos tipos. Continua o alterna.
La corriente continua se genera en pilas o dinamos y se caracteriza por la forma en que se propaga. Esto ocurre siempre en el mismo sentido, del polo positivo al polo negativo.
La corriente alterna se produce en los alternadores eléctricos. Se diferencia de la continua en que en la alterna, la polaridad se invierte constantemente. Por tanto ya no se tiene polo positivo y polo negativo, sino que se habla de fase y neutro. Este cambio o inversión de la polaridad se denomina frecuencia y se da varias veces por segundo, entre 50 y 60 veces según la infraestructura eléctrica del lugar. Su unidad de medida es el Hertz (Hz).
La corriente eléctrica no se produciría si no hubiera un salto o diferencia de potencial. Este desnivel se denomina tensión y es el causante de que se produzca el paso de la electricidad. Su unidad de potencia es el voltio (V).
Por otro lado, la cantidad de electricidad o el caudal de corriente eléctrica que pasa por un conductor se denomina intensidad eléctrica. La unidad de medida de ésta es el amperio (A).
Al producto de la tensión y la intensidad es la potencia. Esta ecuación es conocida como la ley de ohm. La unidad de medida de la potencia es el vatio (W).
En casi la totalidad de las instalaciones eléctricas de las viviendas se usa la corriente alterna. Es muy difícil encontrar a día de hoy instalaciones eléctricas de corriente continua. Estas se han reducido a viviendas rurales antiguas que carecen de suministro eléctrico y que generan su propia electricidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s