Las averías eléctricas

avisos-electricista-madrid-4

 

Todas las ventajas que nos brinda la electricidad desaparecen e incluso puede ser peligrosas cuando se produce una rotura de suministro. Las averías pueden ser insignificantes; un cable roto, un fusible que (cumpliendo en algún día su encomienda de seguridad) se ha fundido, una escobilla de motor eléctrico, que por el roce continuo se ha gastado, una resistencia de plancha que al cabo del tiempo ha padecido un recalentón o se ha partido, etc. O pueden ser de mayor trascendencia. Entonces para su reparación será necesario acudir a un electricista, pues dicha reparación requiere una destreza y herramientas bastante peculiares: igual si se trata de una avería en el funcionamiento de la Tv, del automatismo de calefacción en un termo eléctrico, del rebobinado de un motor, etc. En los primeros casos bastarán unos simples conocimientos y unos recursos bastante sencillos para que cualquiera pueda arreglar la avería. En el segundo caso, conviene dejar a los expertos que trabajen, pues de no serlo nosotros mismos, y de no disponer además de las herramientas necesarias, nos exponemos a producir más perjuicio que beneficio. Sin embargo, varias de las averías eléctricas son de la primera clase y bastarán unos pocos minutos, y disponer de un material mínimo, para tenerlas definitivamente solucionadas. Por otro lado sí usted no se ve capacitado puede contratar los servicios de un electricista cerca de su hogar. Si usted vive en la Comunidad de Madrid puede ponerse en contacto con un electricista de Madrid que le atenderá y resolverá todas sus dudas.
Saber hacer un empalme, sustituir un timbre estropeado, sustituir una resistencia en una plancha, establecer una unión para una toma auxiliar, identificar los orígenes que causan el que se fundan los plomos con frecuencia… son algunos de los casos que podemos reparar nosotros mismos. Para ello, harán falta unos ligeros saberes teóricos y prácticos. No obstante al mismo tiempo nos será requerido trabajar con un mínimo de calma y de atención, porque la electricidad es como una fiera domesticada, que puede devolver su bravura en cualquier momento, contra aquel que no la domina correctamente. Será, pues, indispensable hablar de la naturaleza de esta fiera, y de cómo podremos utilizarla manteniéndola enjaulada, sin que nos lleguen a afectar sus golpes. Hemos asimilado la energía eléctrica con un animal salvaje, relativamente domado y como la mejor práctica de evitar los desplantes de un animal temerario es tenerlo enjaulado, o mantenerlo a línea, la primera precaución básica y fundamental para tratar con la electricidad será impedir que entre en nuestros dominios sin estar debidamente controlada. Pero, sobre todo, se deben tener unos estudios imprescindibles y generales de lo que es la electricidad para tener un dominio sobre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s